En el marco de la conmemoración del Día del Maestro, se llevó a cabo un homenaje a la profesora Norma Gutiérrez González, quien fue incorporada a la Rotonda de los Maestros Ilustres, por su entrega, vocación y amor por el magisterio y la educación.

La develación de la placa se realizó en la Plaza Cívica del Maestro, ubicada en el Parque El Palomar, en donde se contó con la presencia de autoridades educativas y sindicales, así como representantes del Congreso del Estado, del Tribunal Superior de Justicia del Estado y la Presidencia Municipal.

Ever Enrique Avitia Estrada, secretario general de la Sección 42 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), manifestó que el pueblo y el magisterio chihuahuense rinden un justo reconocimiento a la maestra por su destacada labor, “su trabajo ha fortalecido a nuestro gremio y dignificado mucho a nuestra profesión” enfatizó.

A su vez, Marco Antonio Bonilla Mendoza, director de Desarrollo Humano y Educación del Ayuntamiento de Chihuahua, felicitó a las y los docentes, en particular a la profesora homenajeada. por su gran trayectoria en el ámbito educativo, demostrando siempre su profesionalismo y vocación por la niñez.

Norma Gutiérrez González agradeció el gran honor de formar parte de la Rotonda de Maestros Ilustres en donde se encuentran los nombres de destacadas y destacados docentes, entre ellos, dijo, su maestro Luis Urías Belderráin.

“He sido, soy y siempre seré maestra, en mi ADN está la vocación del magisterio, mi abuela materna fue parte de la primera generación de la Ibycenech (Institución Benemérita y Centenaria Escuela Normal del Estado de Chihuahua), mi madre y mi tía fueron maestras, un tío fue catedrático en leyes, y sigue esa gran tradición con mis dos hijos y mi nieta mayor, desde niña nunca dudé que mi destino era ser maestra”, expresó.

Previo a la develación de la placa conmemorativa se dio lectura a una semblanza a cargo de Dalila Flores, hija de la maestra: “Desde pequeña Norma Gutiérrez mostró su determinación por ser maestra, nunca dudó que el magisterio era su profesión; inició sus estudios en la Institución Benemérita y Centenaria Escuela Normal del Estado Profr. Luis Urías Belderráin, y continuó su formación académica en diversas instituciones

En los centros escolares que trabajó, siempre dejó huella por su empeño y dedicación, una huella que hasta la fecha se refleja en un saludo cariñoso y desinteresado de los alumnos que se encuentra en la calle, como la admiración y hasta una amistad perdurable.
Simultáneamente, los últimos 35 años ha sido editorialista en diversos medios de comunicación, además ha escrito 4 libros y es coautora de 3 más. Una vida de logros profesionales, una vida entregada a la educación, siempre acompañada y apoyada por su familia”.