La Universidad Pedagógica Nacional del Estado de Chihuahua (UPNECH), la Dirección General de Educación Indígena (DGEI) y el Centro de Cooperación Regional para la Educación de Adultos en América Latina y el Caribe (CREFAL), trabajan desde hace meses en la elaboración de los primeros libros de texto para estudiantes de comunidades indígenas que cursan el primer y segundo año de primaria.

De igual forma, se creó material de capacitación para las y los docentes, en las cuatro lenguas originarias del Estado de Chihuahua: Ralámuli, Warijó, Ódame, Oichkama.

América Mayagoitia Padilla, coordinadora de Investigación de la UPNECH, comentó que el proyecto de elaborar este libro de texto surge como resultado de un conjunto de políticas educativas que desde una perspectiva de equidad y calidad en la educación han dado origen a distintas iniciativas para aplicar el principio de atención a la diversidad.

“Hoy nos encontramos ante un hecho inédito, ya que por primera vez, las lenguas indígenas son consideradas como parte del currículo en la Reforma Educativa en las asignaturas que llevan por nombre “Lengua Materna” y “Segunda Lengua”, expresó la maestra.

En este contexto, la Dirección General de Educación Indígena está reglamentada a que, al igual que en el resto de las asignaturas, se produzcan materiales de apoyo para esta clase, particularmente libros de texto gratuitos y libros de apoyo al maestro.

Es así como emerge este proyecto, en el que la UPNECH viene trabajando a través de un grupo de académicos y gracias al apoyo de las autoridades de Rectoría y de personal de Servicios Educativos del Estado de Chihuahua (SEECH).

El objetivo principal de este proyecto es el de mejorar la calidad de la educación infante en contextos indígenas y migrantes, haciendo vigente el derecho de los niños y niñas a ser educados con y desde su lengua materna.

La lengua Ralámuli no ha logrado su normalización, es decir que hasta el día de hoy, no hay estudios profundos de la misma que puedan ayudar a revelar sus componentes semánticos, sintácticos, gramaticales y fonológicos.

El gran reto que se presenta es formalizar la creación de una Academia de la Lengua Ralámuli de igual forma que existe una Academia de la Lengua Española, de tal manera que se puedan generar los procesos que permitan darle escrituralidad y estandarización a esta lengua.

Este material pedagógico quedará listo para el inicio del ciclo escolar 2018-2019 en el mes de agosto, además, se dará un seguimiento puntual para establecer las academias de la lengua y poder estar en condiciones de comenzar a trabajar en la creación de material para el resto de los grados escolares.

Pedro Rubio Molina, encargado del Despacho de Rectoría de la UPNECH, resaltó el hecho de que la institución forme parte de un proyecto que es pionero a nivel nacional, considerándolo un acto de justicia para los cuatro pueblos originarios del Estado de Chihuahua.