Con un avance considerable en su restauración, la alberca “Santo Niño” será nuevamente un espacio digno para la práctica de la natación como forma de desarrollo o simple activación física, dijo este lunes el director del Instituto Chihuahuense del Deporte y Cultura Física (ICHD), Juan Pedro Santa Rosa González durante un recorrido de supervisión por la obra.

El recinto acuático debió cerrar sus puertas el verano pasado debido a una filtración de agua superior a los 30 mil litros diarios que dañó severamente el subsuelo, por lo que el ICHD determinó que representaba un riesgo.

Después de varios meses de estudios y una vez valorados los daños comenzaron los trabajos de restauración del vaso de la alberca, reforzándose los puntos críticos que se detectaron y actualmente se están instalando los mosaicos de cerámica.

Posteriormente, vendrán adecuaciones en el área de sanitarios, tuberías, cisterna, filtros, caldera, iluminación y ventilación, según explicó el titular del ICHD.

“Desde mediados de los años noventa esta alberca no recibía una atención adecuada, la filtración del líquido nos permitió detectar esta falta de mantenimiento preventivo básico en varias de sus áreas, por eso nos ha llevado tiempo realizar su reapertura, la seguridad de los usuarios es nuestra prioridad, una vez concluidas estas acciones continuaremos con otras mejoras, queremos dejar un recinto digno para la práctica de la natación como desarrollo o simplemente como un estilo de vida saludable”, finalizó.

La alberca “Santo Niño” atiende en promedio diario durante temporadas altas un máximo de 700 usuarios con clases de 6:00 a 9:00 y de 15:00 a 21:00 horas, incluidas las horas libres.